La sencillez

¿Te has preguntado alguna vez porqué hacer las cosas sencillas es a veces tan complicado? ¿Por qué un gesto tan sencillo como una sonrisa o una conversación amable se hacen tan difíciles de encontrar?

La respuesta, como estarás intuyendo, viene del consumismo en el que vivimos, de los mensajes que nos envía la publicidad para crearnos nuevas necesidades haciéndonos entender que lo material es lo que necesitamos para alcanzar la felicidad.

Vivir con sencillez empieza por cuestionarse esta tendencia y decidir vivir con menos cosas.

¿Cómo es una persona sencilla?

No es ostentosa ni pretende aparentar algo que no es.

Se muestran de manera natural sin exagerar nada, sin enredos y por lo tanto sin el estrés que provoca saber que tienes que mantener “una mentira” y por eso son personas calmadas.

Valoran las cosas simples y por ello prefieren vivir momentos que tener cosas materiales.

Estas personas nos hacen darnos cuenta del valor de los pequeños gestos y si tienes a alguien así a tu lado sabrás que enriquecen las vidas de los demás.

¿Cómo podemos vivir con sencillez?

Primeramente aceptando quiénes somos y dónde estamos y aceptando a los demás tal y como son, con lo que pueden ofrecernos. Se trata de aceptar y celebrar lo que se tiene.

Siendo respetuosos con nosotros mismos y con los demás. Si te respetas empezarás por no presionarte ni a ti ni a los demás por tener posesiones materiales que no puedes pagar por el hecho de llevar la vida que se supone que deberías. Respeta tu estado y tu tiempo.

No juzgando a los demás. Tener la aptitud tal de ver las cosas tal y como son y aceptándolas así aunque no les gusten en vez de pasándolas por el filtro de nuestras creencias sobre el mundo y cómo deberían ser las cosas.

Además no se sienten apegadas a nada material ni a nadie de manera que le quiten su libertad.

Y nos gusta tanto estar con personas sencillas porque son y dejan ser.

A la sencillez se llega con el tiempo y la experiencia en la vida, cuando tomas conciencia de que el tiempo se va y que al final nos quedan los buenos momentos y las buenas personas. Vivir con sencillez es quitarnos las capas que nos recubren, volver a lo básico, a lo esencial, a aquello que estaba enterrado y que en realidad siempre ha estado ahí y que nos hace feliz.

Y para terminar os dejo una frase de Satish Kumar un escritor y editor de origen indio que ha luchado por la paz:

La sencillez exige menos glamour y más imaginación, menos atención a tu apariencia y más atención a tu esencia, lo que yo denomino “sencillez elegante”, ese es el camino para la vivencia plena de la espiritualidad.

Satish Kumar
(Visited 39 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *