Diálogos en literatura ¿hablamos?

Siguiendo vuestras sugerencias para tratar temas interesantes en mis posts hoy escribo sobre los diálogos Esa herramienta necesaria que puede hacértelo ganar o perder todo en una novela porque son lo que aporta mayor credibilidad a la historia.

En este momento del proceso de escritura es cuando el autor da rienda suelta a los personajes para que se expresen por sí mismos sin pasar por un narrador.

Para ellos es necesario pararse a pensar cómo es el personaje y en cómo habla.

Si el dialogo está bien construido puede decir mucho sobre los personajes. Cómo reaccionan, cómo es su vida en definitiva, aportar mucho valor.

También dan información sobre de la relación que tiene un personaje con otras personas y con el ambiente.

Para que resulte lo más creíble posible:

Ficha completa del personaje en nuestra cabeza. Que infancia han tenido, cómo se han educado, que trabajos han tenido. Esto influye totalmente en cómo se expresan porque no habla igual un basurero de Nueva York que el embajador de España en Londres aunque los dos se expresen en Español.

Hay que tener en cuenta en qué circunstancia están y cual podría ser su reacción (ejemplo: una pareja de viaje de luna de miel que discute entre ellos no lo hará igual que si discute con un policía del aeropuerto).

-Hay que tener muchos aspectos en cuenta pero no sentirse abrumado por ello ya que si conoces bien a tu personaje ya que tú lo has creado este dialogo va asalir de manera espontánea.

Con el dialogo también transmitimos información de la historia. Puede ser más o menos detallado pero incluye situaciones del pasado, momentos, que pueden abarcar parte del relato. Así podemos permitir que el lector vaya descubriendo por sí mismo la historial al completo.

El dialogo siempre será liberador porque ya que además el lector va  asacar sus propias conclusiones de la manera en cómo se expresa el personaje, va a interpretar. Tener en cuenta que el dialogo es leído pero le lector lo interpreta como si lo escuchara, usa su imaginación para poner el timbre de voz, volumen, fluidez, lentitud a la hora de expresarse.

No debe ser demasiado extenso, resulta muy bien las frases intercaladas en al narración.

Los diálogos son tus aliados porque:

-Ayudan a caracterizar a los personajes

-Dan información

-Hacen que avance la historia: cuando un personaje devela algo.

-Dan dinamismo: se presta más atención que alas descripciones.

Formas de diálogo, mi recomendación es que utilices siempre el mismo ya que si no confundes al lector:

-Directo: el que utiliza el narrador para reproducir textualmente lo que dice un personaje.

-Indirecto: el narrador introduce en el mismo párrafo lo que dicen lo personajes.

-Indirecto libre: el diálogo se introduce de forma más natural dentro del párrafo.

Lo mejor es que aprendas a escribir buenos diálogos leyéndolos por eso te dejo dos fragmentos de dos maestros de la literatura:

Fragmento del cuento Final de juego de Julio Cortázar:

Al lado de la noche de donde volvía, la penumbra tibia de la sala le pareció deliciosa… Todo era grato y seguro, sin ese acoso, sin… Pero no quería seguir pensando en la pesadilla… Ya no debía tener tanta fiebre, sentía fresca la cara. Ahora volvía a ganarlo el sueño, a tirarlo despacio hacia abajo. La almohada era tan blanda, y en su garganta afiebrada la frescura del agua mineral. Quizá pudiera descansar de veras, sin las malditas pesadillas. La luz violenta de la lámpara en lo alto se iba apagando poco a poco.

Fragmento del libro Coronación de José Donoso

Cierta noche Andrés escuchó un agitarse inusitado en el cuarto debajo del suyo. Algo sucedía. Su atención se adhirió a la voz de su abuela que se quejaba suavemente al comienzo, y que después dio un débil gemido de dolor. Sobrecogido, se sentó al borde de su lecho, con sus pies metidos en las pantuflas. Aguardaba. ¿Y si su abuela muriera? ¿Si muriera allí mismo, ahora, esta noche? Sensibilizados de pronto, sus nervios vibraron a lo largo de todo su cuerpo… ¿No sería esa la solución de todo?

¡Ah! y no te olvides escuchar, escuchar y escuchar conversaciones en el metro, en tu trabajo, en los restaurantes…ya verás cómo poco a poco irás haciendo “oído” y mejorando en tus escritos.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *