Personajes inspirados en sí mismos

Cuando uno convive con un personaje como lo hace un escritor acaba conociéndolo y queriéndolo como a uno de sus mejores amigos porque lo sientes muy cercano. Sin embargo, algunos están inspirados en si mismos.

Eso me pasa a mí con Alex. Aunque mi novela, Entresuelo izquierda,  está cerrada, y estoy  escribiendo otra, y convivo con otros personajes, no he dejado “arrinconado“ a Alex. Cada día me acuerdo de él y pienso qué estará haciendo, como si fuera un buen amigo al que no he visto mucho últimamente y con el que me apetecería ir a tomar un café y que me cuente cómo le va, si ha vuelto a saber algo de Olga o si está quedando con otra chica.

Cuando creas un personaje llegas a estar dentro de su cabeza, a saber lo que piensa o lo que siente, lo que pediría de comer en un restaurante y que es lo primero que hace cuando se levanta por las mañanas.

En esto me ayudó mucho mi profesor del Ateneu Barcelonès Enrique de Hériz. Recuerdo una clase a principios del curso con él en que me hizo un interrogatorio sobre Alex. Quería saber qué desayunada, qué zapatos calzaba, qué compraba cuando iba la supermercado. Me quedé un poco apabullada porque aún no tenía claros todos estos detalles pero después de darle un par de vueltas vi que Enrique tenía toda la razón, debía indagar en él, y fue entonces cuando empecé a llevarme a Alex a todas partes y a preguntarme cuando hacía la compra si él compraría café del bueno o de marca blanca, si pediría las pizzas a domicilio o las compraría congeladas, si caminaría descalzo por casa o sería de los que llevan dos pares de calcetines.

Más tarde empecé a preguntarme qué pensaría de una situación concreta, por ejemplo, un conflicto laboral, o cómo reaccionaría cuando una señora mayor se le colase en la panadería. Y, fue así como, poco a poco, fue saliendo por que

cuando creas un personaje, de alguna manera, va viniendo a ti.

Hay muchos casos en la literatura en que los personajes están basados en personas reales ¿Qué quiere decir basados? Te preguntas.

Un ejemplo conocido es Sherlock Holmes. Este detective famoso está inspirado en un conocido de Sir Arthur Conan Doyle, el Dr. Joseph Bell, profesor de la Universidad de Edimburgo en el siglo XIX. Parece ser que este profesor era un experto en deducir y ayudó a la policía con varias investigaciones.

Otro ejemplo que, además, me encanta es Edith Aron, La maga de Rayuela de Cortázar. Edith conoció a Cortázar en un barco en 1950 y después de este encuentro tuvieron varios más en París, algunos de forma enigmática, tal como les sucedía en la novela a La maga y a Oliveira.

Edith Aron
Edith Aron

O la niña Alice Liddell que fue durante su infancia amiga del escritor Lewis Carroll y éste se inspiró en la niña para construir a Alicia en el país de las maravillas. Incluso Carroll le dedicó en A través del espejo un poema acróstico donde se puede leer el nombre de la niña.

Alice Liddell
Alice Liddell

Y, otro ejemplo, un poco más truculento es Norman Bates el protagonista de Psicosis que está basado en Ed Gein un asesino en serie que, cuando la policía lo detuvo, planeaba hacerse un traje de mujer con piel humana.

Mi Alex no está inspirado en ningún conocido, aunque sí tiene rostro, pero eso es un secreto. Es más bien un puzle de pequeñas cosas que he visto en los demás, de gente que ha pasado por mi vida, de manera más fugaz o más permanente, de gestos, opiniones, conductas, manías, defectos y virtudes.

Con todo esto construí  a Alex.

Hoy, si os fijáis en este post, no he destacado en negrita el nombre de ningún personaje, ni autor, ni obra, excepto el de Alex (y de Enrique, que se merece toda mi admiración) porque Alex hoy, aquí, en este post es el protagonista y seguramente ahora se estaría liando un cigarro y me estaría mirando con media sonrisa en la boca por encima de su pitillo en señal de agradecimiento.

Si aun no sabes de qué va mi novela Entresuelo izquierda haz clic aquí.

 

 

 

(Visited 4 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *