Mi cita personal con Lita Cabellut

Hace tiempo que sigo y admiro a Lita.
Por eso cuando supe que tiene una exposición en Barcelona, Restrospective, fui corriendo a mirar hasta qué fecha porque era mi oportunidad de tener una cita con ella, tan enamorada de la pintura como soy yo. Ha sido una oportunidad única.

Lita no es una pintora convencional y eso se nota nada más estar delante de unos de su grandes cuadros en los que destacan las personas, los rostros y su intento, muy bien conseguido, de alcanzar el alma humana. Actualmente, es la artista española más cotizada por Art Prize, la base de datos más importante del mercado del arte.

“Soy lija por fuera y terciopelo por dentro”

Lita Cabellut

 

Lita Cabellut

Lita nació en Sariñena (Huesca) y tuvo una infancia complicada ya que no conoció a su padre, y su madre de étnica gitana se dedicaba a la prostitución. Cuando solo tenía 3 meses su madre la dejó con su abuela en Barcelona y la anciana la crió. Aunque fue a la escuela fue complicado para ella ya que es disléxica y en aquellos años poco se sabía de esta afectación ni de cómo ayudar a los niños con el aprendizaje. Ella cuenta que mendigó en las calles de la ciudad y que los turistas lanzaban monedas  a la fuente en la Plaza Real, que ella recogía. Otro revés fue cuando su abuela falleció ya que ella solo tenía 10 años y entonces la internaron en un orfanato hasta que a los 14 años fue adoptada por una buena familia catalana.

Lita cuenta que descubrió su vocación paseando por el Museo del Prado al encontrarse con las obras de Goya, Velázquez y Rembrandt y que, en un garaje de su casa, pudo montar un pequeño estudio donde empezó a encontrar su modo de pintar, en definitiva su vocación.

Cuando tenía 19 años (1982) se mudó con sus padre a Holanda y allí estudió con una beca en la Academia de arte Gerrit Rietveld​. Este fue el gran golpe de suerte que necesitaba para dedicarse por fin a la pintura y para poder empezar a recibir influencias y crear su propio estilo.

Ella se confiesa una privilegiada por haber podido consagrar su vida a lo que la apasiona que es la belleza; y lo que considera que mejor representa esta belleza es el ser humano y su cuerpo.

Aunque ella tampoco rehúye la fealdad ya que afirma que “la una no sería posible sin la otra”, y esa es una de la dualidades que se dan en su obra.

Una de las cosas que más me gusta de su obra es cómo cultiva el retrato psicológico. La fuerza que tiene los rostros y las miradas de sus retratados. Si te paras delante de uno de ellos, en seguida notas esa fuerza y conectas con el estado anímico de esa persona, con esa esencia que tenía el/la modela y que Lita ha querido sacar a la superficie para mostrarnos un sentimiento, un estado. En mi opinión ser un buen retratista es de lo más complicado que hay ya que no se limita a copiar unas facciones si no en adentrarse antes, conocer a la persona, conectar, y saber qué quieres contar con ese retrato.

Me han gustado las series dedicadas a personajes como Coco Chanel, Camaron de la isla y Charlot. Es interesante ver cómo capta la esencia de esas personas que en realidad también, en gran medida, interpretaban a un personaje o estaban totalmente ligados a su trabajo artístico.

 

En una entrevista que le han hecho hace poco en la revista Glamour le preguntaban a Lita si “hay una Lita artista y una Lita mujer”, ella respondió:

“Es imposible separarlas. El ser artista, para mí no es un oficio, se ha convertido en un estado de vivir. El ser artista es como un respiro, es cómo ando, es cómo vivo, es cómo quiero, es cómo amo, es cómo sufro…”

 

Y, cómo no, Lita presta especial atención a las personas desfavorecidas, marginales, diferentes…esto se puede ver en varias series de la exposición “Disturbance” de 2015 o “Memories wrapped in gold paper” de 2012, y a la vez eso enlaza con otro elemento recurrente en su reflexiones: la mujer y en concreto la mujer maltratada. Lita conecta de manera especial con el género femenino y reflexiona sobre algo que me parece muy interesante:

 

el sentimiento de la mujer después de haber sufrido el menosprecio de otros o de haber sido sometida a maltratos y la perdurabilidad de este dolor.

Lita defiende que un artista debe dar testimonio de estas realidades.

Las obras expuestas en la Fundació Vila Casas son todas de colecciones particulares. Presentan una muestra que resume los últimos 10 años de Lita. Es un recorrido por algunas de las series más representativas que han acompañado sus reflexiones durante estos años. Hoy en día Lita es una de las artistas más representativas del panorama internacional contemporáneo y es una suerte poder encontrarse con ella en este espacio. En la exposición se puede ver un vídeo corto de ella trabajando en su estudio y es muy interesante ver cómo se mueve, cómo actúa en plena creación.

Si quieres saber más sobre ella puedes ver este en este vídeo del programa Atención obras.

Y, para acabar, con sus palabras:

 

La belleza es el origen de todo lo que conmueve, lo más puro y profundo; también lo más duro porque duele, del mismo modo que duele criar. Es amor. Como un beso crudo. Y la inteligencia son sus ojos.

 

Si has encontrado inspiradora esta entrada puede que también te guste esta sobre Mi cita personal con Paula Rego.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *